Algoritmo google Colibrí

En este artículo hablamos de forma muy general sobre el algoritmo de Google y sobre qué es el Colibrí. No lo hemos escrito pensando en profesionales SEO ni programadores de webs, que a estas alturas ya sabrán todo lo que se puede saber sobre los cambios en Google.

Lo hemos escrito pensando en personas, profesionales y empresas que tienen una página web, y quieren tener una información general sobre los cambios que pueden venir en los próximos meses.

¿Algoritmo, Colibrí, SEO…? Si lo único que has entendido de la entradilla es “Google” (y gracias), este post es para ti. Puede que no sepas qué es el algoritmo de Google, pero sus efectos los sientes cada día.

Algoritmo google Colibrí

¿Qué es el algoritmo de Google?

Brevemente: es la fórmula que utiliza el buscador para clasificar los millones de resultados que obtiene al hacer una búsqueda, y presentarte los 10 que supuestamente contestarán mejor tu consulta.

Así que para la web de tu empresa, el algoritmo de Google es muy importante, porque es el que determina que estés más arriba o más abajo en los resultados, y como consecuencia, que tengas más o menos visitas en tu página web (y con las visitas, clientes).

La presencia en la primera página de Google, sobre todo en las posiciones 1 a 3, es tan importante que generalmente se dice que “Si no estás en la primera página no existes”.

¿Cómo funciona el buscador Google?

Antes de entender qué es el Colibrí, tenemos que entender cómo funcionan Google y el resto de buscadores (a excepción, quizá, de Wolfram Alpha).

Actualmente, los buscadores funcionan esencialmente por exactitud en la búsqueda. O sea, si tu buscas “taller de coches en Madrid”, el buscador compila todas las páginas web que contienen estas palabras, ya sea en el texto escrito, en el texto relacionado con las imágenes, en las etiquetas para los buscadores, en la URL, en otras páginas web que enlazan con la nuestra con esas mismas palabras, etc.

Algoritmo google Colibrí resultados en google

Cuando tiene la lista de resultados (millones normalmente), tiene que ordenarlos por relevancia. Ahí es donde entra en juego el algoritmo de Google: en función de la calidad del sitio, de los enlaces entrantes, de la velocidad de carga, de tus propias preferencias como usuario (localización, gustos, etc.) y un largo etcétera de variables, te presenta los resultados.

Sí… Todo esto ocurre en menos de un segundo, pero así es como funciona el buscador.

¿Cada cuánto tiempo cambia el algoritmo de Google?

Pues aunque te parezca mentira que haya tanto movimiento detrás de Google, muchas fuentes hablan de pequeñas modificaciones cada pocas horas. Claro que son pequeños ajustes que apenas afectan al posicionamiento de tu página web.

Cada cierto tiempo, complementa estos pequeños ajustes con cambios más profundos. Por ejemplo, entre finales de 2011 y principios del 2012 Google hizo un gran cambio (conocido como el Pingüino), que modificó por completo el tratamiento de los enlaces entrantes a una página web.

Esos cambios profundos son los más “temidos” por los SEOs (profesionales que se dedican a optimizar una web para mejorar su posicionamiento natural), porque pueden cambiar las reglas del juego completamente. Sobre todo aquellos sitios que se dedican a hacer “trampas”, pueden resultar muy penalizados al aplicarse alguno de estos cambios profundos del algoritmo.

Colibrí… ¿Qué ha cambiado esta vez?

Pues el cambio que se anunció hace unos días desde la propia dirección de Google no es un cambio en las reglas del juego para penalizar a los tramposos, como ocurrió con el Panda o el Pingüino. Se trata más bien de una remodelación total del buscador para intentar llevar la web a su próxima evolución: la web semántica.

Ya hablamos sobre los primeros pasos en este tema hace un tiempo en nuestro blog, pero te recordamos de qué trata esto.

Como aplicábamos antes, Google funciona principalmente por exactitud en la búsqueda. Pero con la web semántica, lo que se busca es que el buscador te entienda y te dé una respuesta a tu duda. Y que no sólo te dé las respuestas “exactas” sino que reconozca sinónimos y palabras relacionadas.

Parece una tontería, pero llegar a ese punto realmente es muy complicado. Se trata de que las máquinas dejen de actuar como robots, y tengan inteligencia propia: que entiendan el lenguaje y ofrezcan una respuesta, igual que haríamos cualquiera de nosotros ante la cuestión.

Por ejemplo, siguiendo con el ejemplo de antes, en lugar de buscar “taller de coches en Madrid”, si tu hablaras con una persona probablemente le dirías “no me arranca el coche” o “