Google el buscador

Nuestro blog está enfocado a ayudar a empresas y profesionales con preguntas que puedan hacerse sobre publicidad en Internet. Aunque esta pregunta se aparta un poco de las dudas de nuestros lectores más habituales (está más dirigida al ámbito profesional), queremos dar también nuestra opinión sobre este tema tan actual.

Cada dos por tres aparecen artículos de gurús más o menos sensacionalistas matando al SEO. Desde el boom de las redes sociales, especialmente, se han multiplicado los que anuncian que en breve el trabajo de los SEOs dejará de ser necesario. Y algunos incluso dicen que si no han muerto ya, es porque estos profesionales se niegan a desaparecer.

Pero analizando el panorama actual, en QualitySeo no estamos de acuerdo con estas opiniones. ¿Por qué? Aquí van nuestros motivos:

Realizar una búsqueda en google

Al hablar de los buscadores, nos hemos centrado en Google ya que es el motor utilizado por más del 90% de los usuarios en España

El boom de las redes sociales

«Las redes sociales han matado al SEO»

Porqué lo dicen:

La generalización del uso de las redes sociales ha transformado los hábitos de los usuarios. Ya no van a buscar lo que les interesa, sino que siguen las recomendaciones de sus amigos.

Hace muchos años, la web era poco más que un «batiburrillo» de webs donde obtener información. «Deambular por Internet” era ir saltando de una a otra web buscando información sobre el tema que te interesaba. De ahí, la necesidad de tener buscadores y directorios de webs.

Con la llegada de juegos online, vídeos, foros y chats, esto ya cambió un poco: el tiempo en Internet dejó de “perderse” navegando sin rumbo, para “perderlo” dentro de ellos. Ahí se hizo necesario incorporar anuncios de display (banners) como forma de publicidad en Internet para monetizar las páginas web.

Y las redes sociales han sabido combinar hábilmente todos estos recursos, “tragándose” mucha parte del tiempo que los usuarios dedican a Internet, que pueden ser varias horas diarias. Ahora, el tiempo en Internet se lo lleva ver y compartir la vida con nuestros conocidos (y con los no tan conocidos).

¿Para qué dedicar tiempo, esfuerzo y dinero a posicionarse en los buscadores, si lo que visitan los usuarios les llega a través de sus contactos? Esforcémonos en llegar a las personas para que hablen de nosotros.

Lo que nosotros opinamos:

Negar lo anterior sería absurdo: es una realidad. Todas las marcas buscan ese post, esa infografía o ese vídeo que alcance viralidad de forma natural.

Aun así, está claro que los buscadores no han perdido su función: intentar organizar la inmensa cantidad de información en función de su relevancia.

Además, está comprobado que a la hora de buscar una información concreta (opiniones sobre un producto, una web para comprar, o contratar un servicio), se sigue acudiendo al buscador. Así que estar bien posicionado, sigue siendo una necesidad.

La evolución del propio buscador

«El SEM ha matado al SEO»

Porqué lo dicen:
Mientras el SEO no asegura las primeras posiciones, el SEM sí puede hacerlo (si estás dispuesto a pagar cualquier cantidad, claro).

Además, los resultados de Adwords y los de servicios propios de la compañía (Google Maps, Youtube, Imágenes, Google+, etc.), han ido ocupando poco a poco una gran parte de la SERP (página de resultados).

Y con el nacimiento de la web semántica, lo que Google busca entre otras cosas es acaparar aún más el espacio y el tiempo de permanencia de los usuarios en su sitio, en lugar de dirigirlos a webs de terceros.

Lo que nosotros opinamos:
No descubrimos nada nuevo si reconocemos que, desde sus inicios, Google se ha transformado. Muchos todavía recordamos que, hace unos pocos años, apenas se daba relevancia a los resultados de pago.

Pero los resultados orgánicos todavía son una parte relevante del espacio y, lo más importante, generan mucho tráfico hacia los sitios web bien posicionados. Y es lógico pensar que Google respetará los resultados de posicionamiento natural en el futuro, y no acabará de eliminarlos.

El boom de su popularidad y la base de su negocio se debe, en mucha parte, a que no “hay ni trampa ni cartón”: tú haces una búsqueda y Google te muestra los resultados más relevantes para tu consulta, acertando en la mayoría de las ocasiones. Entre los 10 primeros resultados casi siempre localizas lo que buscas, sin necesidad de hacer una segunda búsqueda, y además en pocos segundos. Nada que ver con los prehistóricos Altavista, Lycos, Excite, Ask, HotDog, etc.

Por eso, es razonable pensar que en el momento en el que los usuarios piensen que está todo “manipulado”, que sólo aparecen los que más pagan, que no hay espacio para el resultado natural (supuestamente colocado ahí por su calidad), y que, por tanto, el buscador ya no es neutral, comience su abandono.

La “guerra” de Google con los SEOs

«Los SEOs han matado al SEO»

Porqué lo dicen:
Por esta idea de la búsqueda de la “calidad” y de evitar la manipulación, Google ha mantenido una pelea con los SEOs desde siempre.

Un caso sonado fue la implementación de la primera versión del “Pingüino”, una parte del algoritmo de clasificación que valora los enlaces entre sitios web y que hizo que miles de webs posicionadas utilizando esta técnica cayeran o incluso desaparecieran de Google.

Durante años, tener muchos enlaces a un sitio web era la manera fácil y rápida de escalar posiciones. Así que empresas se dedicaron a vender y comprar miles de enlaces. Por supuesto, eran enlaces desde webs sin ninguna calidad, puesto que su único contenido eran links y más links (granjas de enlaces). Pero de esta manera, cualquier web independientemente de su calidad, podía estar en las primeras posiciones comprando un paquete de éstos.

Así que entre finales de 2011 y principios de 2012 Google decidió cambiar esto, y el sitio web que tuviera enlaces entrantes de dudosa calidad, no sólo no se vería beneficiado (resultado neutro) sino que sería perjudicado (resultado negativo). En este 2013, ha aparecido la segunda versión del algoritmo Penguin, cuya aplicación no ha sido tan «escandalosa» como la de su predecesor, pero sigue marcando la misma directriz.

Lo que nosotros opinamos:
Es verdad: los SEOs y Google mantienen una relación amor-odio. Por una parte, Google va dando directrices a los SEOs, ya que sabe que si su trabajo está bien hecho le ayuda a clasificar los resultados de manera adecuada. Por otra parte, conociendo la picaresca de los profesionales, en ocasiones Google ha cambiado “las reglas del juego” de la noche a la mañana.

Esta guerra ha hecho que algunos piensen que lo que Google busca es acabar con los SEOs. Pero en realidad, lo que busca es que NO se utilicen prácticas fraudulentas (par